29 de mayo de 2012

El preservativo masculino: ¡Un buen método, pero demasiados errores!

Hace ya más de 30 años, en nuestro país, aparecieron casi simultáneamente la posibilidad de vivir más libremente la sexualidad, la legalización de métodos anticonceptivos más eficaces y la epidemia del SIDA.

Esta última, inicialmente limitada a personas pertenecientes a colectivos determinados (hombres que tienen relaciones con hombres, hemofílicos o haitianos), fue expandiéndose, pudiendo afectar a cualquier persona que tenga relaciones sexuales. 


Se iniciaron múltiples campañas para potenciar el uso del preservativo, hacerlo atractivo e incorporarlo a las relaciones sexuales, por su doble protección frente al embarazo y las infecciones de transmisión sexual.

El preservativo masculino, utilizado correctamente y en todas las relaciones sexuales tiene una eficacia del 98% para proteger del embarazo, del 98 al 100% para proteger del SIDA, del 84 al 90% para proteger de la infección por clamídias, del 96 al 100% para proteger de la infección por gonococo. Ofrece una menor protección frente a las infecciones cervicales por virus del papiloma humano y las verrugas genitales y ofrece muy poca protección frente a la sífilis y el herpes genital.

Sin embargo, en realidad el nivel de protección que ofrece el preservativo es mucho menor, porque cuando se analiza su utilización, se observa un uso irregular y muchas veces 
incorrecto.

Trótula quiere explicarte cómo suele utilizarse el preservativo

  • Errores en el uso de preservativo masculino en un año de utilización:
    • Del  17 al 51% reconocen que alguna vez lo colocan tarde (con penetración vaginal previa sin condón y esto sucede en el 1,5 al 24,8% de las relaciones sexuales
    • Del 13,6 al 44,7% reconocen que se lo retiran antes de la eyaculación y esto sucede del 1,4 al 26% de las relaciones sexuales
    • Del 20 al 60% o se lo colocan tarde o se lo retiran antes alguna vez.
    • Del 2,1 al 25,3% lo desenrollan completamente antes de colocárselo
    • Del 24 al 53% no dejan espacio en su punta
    • Del 4 al 30% se lo ponen, lo retiran y se lo vuelven a colocar
    • Del 2 AL 11% lo exponen a objetos punzantes (anillos, piercings, etc)
    • Del 74 al 82% no lo inspeccionan para comprobar que no está dañado y de los que lo inspeccionan y lo encuentran dañado, el 1,6% lo continua utilizando.
    • Del 16 al 26% utilizan preservativos no lubricados
    • El 4% añade lubricantes de base oleosa al preservativo, que suele dañarlo
    • El  31% lo retiran incorrectamente y esto sucede en el 50% de las relaciones sexuales
    • Del 1,4 al 3,3% reutilizan el mismo preservativo en una segunda relación coital y esto sucede en un 1,5% de las relaciones sexuales.
    • Del 3,3 al 19% lo almacenan incorrectamente.
  • Problemas con el uso de preservativo masculino en un año de utilización:
    • Del 0,8 al 40% de los usuarios de preservativo han tenido una rotura del mismo y esto sucede del 5 al 32% de las relaciones sexuales
    • Del 13 al 19% han tenido algún deslizamiento del preservativo durante las relaciones y esto sucede del 0 al  6% de las relaciones sexuales
    • Del 11 al 15% han tenido algún deslizamiento del preservativo en el momento de la retirada, sucediendo del 0 al 13% de las relaciones sexuales
    • El 10% ha observado la presencia de poros, sucediendo del 0 al 6% de las relaciones sexuales
  • Interferencias del preservativo masculino en la sexualidad en un año de utilización
    • Del 14 al 28% de los usuarios de preservativos notan problemas en la erección durante su colocación y esto sucede del 5 al 9% de las relaciones sexuales
    • Del 9 al 22% notan problemas en la erección durante la relación coital, sucediendo del 1 al 6% de las relaciones.
    • Del 7 al 30% notan excesiva presión o insensibilidad con su uso, sucediendo del 9 al 45% de las relaciones sexuales.
Con todos estos datos en mano no es de extrañar que:

  • El 15% de la mujeres que utilizan preservativos masculinos en sus relaciones sexuales, se queden embarazadas en un año.
  • Del 15 al 23% y del 7 al 9% de l@s jóvenes se infectan por clamídias y gonococia respectivamente, en los primeros años de iniciar relaciones sexuales, pese a utilizar preservativos.
  • .El 10% de las personas seronegativas al virus del sida, que tienen relaciones sexuales con una persona seropositiva, se hayan infectado al año
  • Los niveles de protección para las infecciones de transmisión sexual en las que el preservativo ofrece una menor protección , quedan muy minimizados con el uso real que se hace del preservativo  
  • Un porcentaje alto de personas utiliza preservativo al iniciar una relación sexual con una nueva pareja, pero muchas de ellas cambian a otro método anticonceptivo cuando decide que es "estable", cosa que, especialmente en los jóvenes, se considera que sucede a las pocas semanas.
TRÓTULA TE RECOMIENDA:

El uso correcto y en todas las relaciones sexuales del preservativo masculino es el método más eficaz para la prevención de las infecciones de transmisión sexual y además es muy eficaz para evitar un embarazo. Anima a tu pareja a utilizarlo correctamente.

El preservativo masculino y el femenino, son los dos únicos métodos de prevención de las infecciones de transmisión sexual.Es fundamental su utilización en las relaciones con una nueva pareja sexual. En una pareja estable no podría abandonarse su uso, sin antes haberse realizado algunas pruebas, que descarten la posibilidad de contagio de las infecciones de transmisión sexual más graves.

La posibilidad de embarazo en una relación sexual sin método anticonceptivo es del 8%, mucho más alta que la probabilidad de contagiarse de una infección de transmisión sexual si no se utiliza el preservativo (1/1.000  el VIH, del 2 al 5% la gonococia y 4,5% la clamídia). Si no se ha utilizado el preservativo, si no se ha utilizado correctamente o habeis tenido un problema con su uso, acuérdate de conseguir la pastilla del día después antes de que pasen 24 horas y plantéate si puede ser necesaria la realización de pruebas de detección de infecciones de transmisión sexual.

Si observas dificultades en el uso correcto del preservativo masculino en todas las relaciones sexuales, valora la posibilidad de utilizar el preservativo femenino o añadir otro método anticonceptivo al preservativo masculino.

La mayor parte de infecciones de transmisión sexual no dan síntomas durante periodos más o menos largos. Con una nueva pareja sexual, antes de utilizar un método anticonceptivo que no proteja de las infecciones de transmisión sexual,  valora la  posibilidad de realizaros los dos, la pruebas de detección de infecciones de transmisión sexual, para impedir que te contagien o que tu contagies.

3 comentarios:

  1. De los blog mas estimulantes que he visto, lo suelo visitar con frecuencia
    Sigue asi!!!

    ResponderEliminar